Altoparlante

Rocha ridículo y canalla; DEA exhibe al narco gobierno

El rompimiento tardó mucho más de lo esperado, pero era inevitable.

Esa competencia entre Rubén Rocha Moya queriendo obligar a que Héctor Melesio Cuén Ojeda le renunciara, y la de éste en la consideración de que era mejor ser cesado que irse por voluntad propia.

Contrastantes son las opiniones en torno al pleito, que se definió ayer cuando el gobernador despidió a su secretario de salud.

Lo de no retirar las demandas contra Luis Enrique Ramírez y Tere Guerra fue un pretexto muy burdo.

La revisión de los dos expedientes lleva inmediatamente a la conclusión de que Rocha Moya actuó como el peor de los canallas, sin razón.

Si lo engañaron, si se dejó engañar o si actuó sabedor pleno de su ridícula exigencia, es igual.

Columnas recientes de Luis Enrique dan constancia de su buena relación con Cuén Ojeda.

De aquella acusación en su contra, el juez primero de distrito Martín Ángel Gamboa Banda resolvió -seis de septiembre de 2016- incompetencia y mandó que el asunto se llevara ante un juzgado de lo común.

Hubo apelación ante el Tercer Tribunal Unitario del Decimosegundo Circuito, que confirmó la incompetencia.

Al revisar en la web del Consejo de la Judicatura Federal el expediente civil 043/2016, encontramos con fecha 28 de febrero de 2018 la remisión del archivo y la leyenda de “expediente susceptible de destrucción”.

 

Expediente

 

Atole de locos, exigir que se retire un juicio que tiene más de cuatro años que dejó de existir.

Caemos en un absurdo similar en cuanto al caso contra la hoy secretaria estatal de la mujer, Tere Guerra.

Recordemos que un juez le convino que cada vez que hablara o escribiera sobre Héctor Melesio debía hacerlo con pruebas; y ella se inconformó.

El juicio, entonces, continúa porque la hoy funcionaria del gobierno estatal ejerció su legítimo derecho en busca de una sentencia diferente.

Desde el primero de marzo del año pasado, el caso se encuentra en manos de la secretaria proyectista primera del juzgado, para el respectivo proyecto de sentencia.

 

Expediente Tere Guerra

 

Si Rocha quiere que este juicio termine, tendría que pedírselo a su subordinada quien por razones obvias es casi seguro que lo mande al rancho de ya saben quién.

Conclusión de verdad irrefutable es que el gobernador incumplió nuevamente la palabra empeñada, con razones y argumentos a todas luces inválidos; el que traiciona una vez, lo hace muchas.

 

EXHIBE LA DEA AL NARCO GOBIERNO

 

La DEA advirtió no hace mucho que tiene pruebas y testimonios de alianzas entre Morena y el crimen organizado para imponer gobernantes a modo, y lo demostró con un primer golpe demoledor.

Se difundieron transferencias bancarias de Sergio Carmona Angulo a Humberto F. Villarreal Santiago, hijo del ahora candidato de Morena a gobernador de Tamaulipas, Américo Villarreal Anaya.

Esos dineros fueron entregados cuando Américo era delegado en Sinaloa del partido de la transformación y operador de la campaña de Rubén Rocha Moya por la gubernatura del estado.

Fuentes del gobierno norteamericano refirieron desde el año pasado tener confesiones de miembros del crimen organizado, en videos y con firmas, sobre financiamientos al presidente Andrés Manuel López Obrador y a muchos otros candidatos de la cuarta transformación.

Uno de los nombres que se filtró como informante fue el de Sergio Carmona, quien en noviembre del año pasado fue asesinado en una barbería de San Pedro Garza García, Nuevo León.

Carmona Angulo era capo del huachicol protegido por el gobierno a cambio de sus apoyos al Movimiento de Regeneración Nacional.

Los documentos que menciono circularon por las redes sociales, y nos llegaron como primicia del colega Oswaldo Villaseñor; puede usted ver la nota completa en su página web.

Aquí el link: https://ovelanalista.com/exhiben-transferencias-de-sergio-carmona-a-americo-villarreal-en-tiempos-de-campana-de-rocha/.

Falta ver qué consecuencias habrá por la difusión de estos documentos que demuestran transas entre el crimen organizado y la cuarta transformación.

El narco gobernador Rubén Rocha hablará del asunto sólo si alguien se atreve a preguntar, y dirá que todo son puras mentiras.

Sobre Américo Villarreal, sus contrincantes tienen un arma muy poderosa en busca de derrotarlo en las elecciones cada vez más cercanas.

En un país con estado de derecho, Rocha y Villarreal irían casi directos a la cárcel.

Pero con Lopitos en el poder mentir, robar y matar es cosa bonita que se reconoce y hasta se premia.

 

CONFIRMACIÓN DE QUE EL CRIMEN MANDA

 

Hablando del crimen organizado, una vergüenza más la del gobernador de Michoacán que se bajó los calzones y anunció que se dejará “atrás el continuar con una guerra estéril contra los grupos que generan violencia en la entidad”.

Los “esfuerzos” del gobierno estatal se concentrarán en la atención de las causas para disminuir la violencia.

Es la “estrategia” del presidente de la república, que aplican en todo el país con descaro o con fingidas sutilezas.

Para los criminales, abrazos de amor; para los mexicanos dedicados a vivir honestamente, balazos asesinos.

 

Todas mis columnas en: https://altoparlante.com.mx/altoparlante/

 

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.